Estos días he estado reflexionando e intentando hacer un ejercicio de empatía con la familia Jiménez y el enorme problema que tienen encima. He encontrado argumentos para tener verdadera compasión por estos pobres chavales que han jugado a ser grandes empresarios en unos tiempos francamente difíciles y que han dejado que se les vaya de las manos una empresa que iba sobre ruedas. Por momentos, créanme, he sentido pena. Pero al pensarlo con sentido común y sensatez, me doy cuenta de que no se puede asumir una responsabilidad de semejante envergadura tan a la ligera.

Los dos pipiolos han nacido y crecido en el mundo empresarial y han tenido todas las facilidades para una excelente formación pero no parece que supieran aprovechar la oportunidad que les dió la vida. Sacaron sus estudios universitarios, sí, pero no aprendieron nada. Han cometido errores típicos de niños malcriados, saltándose a la torera conceptos básicos del mundo empresarial que se estudian en primero de carrera. No estaban preparados y no lo han sabido reconocer.

Nunca han sabido la enorme responsabilidad que asumían al hacerse cargo de la empresa y nunca han valorado el enorme Capital Humano que han tenido bajo su mando.

Antes de la jubilación del patriarca, han estado perfectamente asesorados por él y por un gerente que ha sido un ejemplo de dignidad, de capacidad y de inteligencia. Un apersona que demostró ser, sin grandes reconocimientos públicos, un excelente gestor y empresario. Podrían haber aprendido como se gana el respeto de los trabajadores pero por desgracia no aprendieron nada de él.

Se les han ofrecido las oportunidades en bandeja de plata porque han estado siempre rodeados de personas que sabían hacer su trabajo, pero la arrogancia los tenía ciegos. Estaban en la cima del mundo!! Ese ha sido siempre el gran error de estos dos soberbios; la falta de humildad. “Un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse” (Gabriel García Márquez).

Por eso, cuando recapacito sobre todo esto, sé que todo el problema lo han generado ellos negligentemente. No pueden hacer creer a nadie que toda la culpa ha sido de la crisis. La situación económica no ha sido nada favorable, pero el agujero económico que han ocasionado no ha sido por la falta de venta de coches o de entradas al taller. Ha habido mucho más y tenemos derecho a saberlo.

La responsabilidad de lo que han hecho y sobre todo, de como lo han hecho, no puede estar limitada a un capital social. No se pueden hacer las cosas con tanta frialdad. Han perjudicado a grandes corporaciones y a humildes familias tratándolos a ambos por igual. No amigos, no. No es lo mismo deberle a un Banco que a una familia de trabajadores. A eso me refiero, en el primer caso existe una responsabilidad empresarial, pero en el segundo, una enorme responsabilidad moral.

Por otro lado, los indicios de que pueda existir una responsabilidad penal en muchas de sus actuaciones, son cada día mayores. Espero que la justicia, en la que confío enormemente, llegue hasta el final para dirimir responsabilidades, caiga quien caiga.

La responsabilidad moral sólo podrían saldarla de un modo; restituyendo el daño causado. No parece que estén por la labor. De hecho, estarán en asuntos más importantes como poner a buen recaudo su fortuna. A los demás…. QUE LES ZURZAN!!!

 

El pasado viernes día 26, leí en Ideal de Granada una noticia sobre un gimnasio que, al parecer, ha dejado tirados a 200 socios con las cuotas pagadas y ha cerrado sus instalaciones prácticamente de un día para otro. La información en sí no tenía nada que reflexionar, pero sí se despertó en mí una curiosa sensación de falta de imparcialidad a la hora de dar ciertas noticias por parte de este diario.

Al periódico Ideal le deben parecer más importantes 200 socios de un gimnasio que han pagado la cuota (quizás 40 o 50 €?) y no van a poder lucir palmito este verano, que las 102 familias que han quedado en situación de desempleo en Granada a causa del cierre de Fajisa sin cobrar lo que les correspondía, o las decenas de clientes que tenían reparaciones previstas o vehículos comprados en este concesionario y se han encontrado, sin previo aviso, con el negocio cerrado de la noche a la mañana. Parece ser que a alguien en este rotativo le ha dolido mucho lo del gimnasio, porque profundiza en la noticia para recabar información y, sin embargo, a los afectados por el cierre de Fajisa ni puto caso.

Me consta que hay empleados y afectados por el cierre de Fajisa que han contactado con Ideal y no han conseguido nada.

Seguro que alguien está pensando, “pues yo he visto algo en este diario”. Sí, han visto una noticia sobre la consideración de los sindicatos de la improcedencia de los despidos. Además, ¿qué significan las comillas que aparecen en la edición digital cuando hablan del “despido de los trabajadores de Fajisa”?. No se lo creen? Es lo que dicen los sindicatos, nosotros en eso no entramos..? 

En la noticia del pasado viernes no entrecomilla nada cuando dice, refiriéndose al gimnasio, “deja tirados a 200 socios”. Aquí lo tiene bastante claro.

Por favor señores de Ideal, los tenía por un periódico más riguroso e independiente. ¿Qué temen al tratar la noticia de los despidos de Fajisa?, ¿Tanto les deben a los Jiménez?. ¿Tapan a estos “empresarios” a costa de silenciar a los trabajadores?

Aún están a tiempo de restaurar su error. ESPERO, SINCERAMENTE QUE LO HAGAN. La sociedad granadina, que tanto ha dado a esta familia, merece saber lo que han hecho, como han arruinado el negocio, en qué situación han dejado a las 102 familias…. Si no, cuando todo esto salga a la luz, y créanme, VA A SALIR TODO, van a quedar en evidencia.

De la CADENA SER…….  Bueno de estos hablamos en otro momento. Eso que se las dan de progresistas…. El Sr. Ramírez Domenéch no querrá perder sus buenas relaciones con la familia, NO? 

Un fuerte abrazo y nuestro más sentido pésame a los familiares de las víctimas del terrible accidente de Santiago de Compostela.

Tragedias como esta minizan nuestros problemas cotidianos.

El mes de Diciembre de 2011, José Manuel Jiménez tuvo que pasar un mal trago; reunir a sus 102 empleados y comunicarles que la empresa no tenía liquidez y no iba a poder hacer frente a las pagas extraordinarias de esas navidades. Como cabía esperar de este personaje, lo comunicó el día 20 cuando todo el mundo esperaba el ingreso como “agua de mayo” para efectuar las deseadas compras navideñas para sus familias. Qué mal momento debió pasar… de hecho, lo pasó tan mal que no le salían las palabras. Tuvo que llevar a su padre para que fuese él quien lo comunicase porque José Manuel no podía ni hablar.

Seguro que en alguna de las cenas con las que homenajeó a sus amistades en el restaurante del hotel Villa Oníria, se le atragantó el caviar pensando que alguna de las familias que trabajaban para él, no pasarían bien esas navidades.

Sí, señores, el sr. José Manuel Jiménez tuvo que pasar este mal trago cuando comprobó, con pavor, que en la caja de Fajisa no había liquidez para pagar los salarios de sus trabajadores. Sobre todo, después de haberse gastado, presuntamente, más de 3.000 € ese mismo mes en la “boutique Mont Blanc” de la calle Angel Ganivet de Granada en estilográficas para agasajar a los miembros de su amplio circulo de amistades.

Los trabajadores y trabajadoras de Fajisa aceptaron con integridad y resignación la situación de la empresa y decidieron poner su granito de arena para colaborar en la pronta recuperación económica, como así lo aseguró D. Manuel Jiménez Ortiz. Todos y cada uno de los trabajadores aceptaron no cobrar sus salarios en unas fechas tan señaladas porque así lo pidió D. Manuel Jiménez. El niño no tuvo la valentía de pedirlo él porque, seguramente sabía que nadie lo respetaría. NUNCA SE GANO EL RESPETO DE NADIE, NUNCA LO MERECIÓ. Se benefició del respeto que los trabajadores profesaban a su padre. Puso a su padre en la línea de fuego y se parapetó detrás como un vil cobarde. COMO LO QUE ES!!!

El resto de pagas extraordinarias en adelante, ni las pagó, ni tuvo la decencia (es una forma de hablar) de comunicárselo a nadie. No las pagó y punto. Debió pensar que era su dinero y que podía hacer con él lo que quisiera. NO ERA TU DINERO IMPRESENTABLE, ERA Y ES EL DINERO DE LOS TRABAJADORES!!!

Para terminar, desear desde estas líneas que “el primogénito” y “la niña” pasen unas buenas vacaciones en la costa paseandose en su barquito que lógicamente no estará a su nombre, y disfruten del dinero que las familias de los trabajadores no van a poder tener.  

Los despropósitos en la historia de Fajisa Automóviles Granada son más cuantos más días pasan.

La última ocurrencia de estos individuos ha sido la de vender, a algunos de sus empleados, un vehículo a precio de saldo. El hecho podría ser un ejemplo de dignidad y de implicación ante la necesidad de algunas personas para conservar su movilidad después de haber terminado su relación laboral con la empresa de no ser porque no se les ha caído la cara de vergüenza al exigirles el pago íntegro del coche, aún debiéndoles la empresa mucho más de lo que este costaba.

Sí amigos, es difícil de creer, pero así ha sido. Personas que ya tienen el agravio de no tener en las cuentas corrientes de sus hogares los salarios que se les deben, ahora tienen un déficit mayor al haber tenido que pagar a estos impresentables el coche que les han comprado.

No han podido permutarlo a cambio de su deuda porque el sr. José Manuel Jiménez y su hermana Mª Angustias Jiménez son tan íntegros y tan responsables que, para no beneficiar a algunos frente a otros, han hecho pagar a todos. Claro, cuando nos enteramos de que a algunas personas de administración (4 en concreto) les han pagado los salarios pendientes por que les convenía para sus intereses personales y a los demás de la plantilla (98 personas) que les zurzan y les pague el FOGASA, la historia de la dignidad y el buen hacer se desmonta por completo y se vuelve a ver el verdadero rostro de estos impresentables.

Increíble, ¿verdad?. Pues esperen a oír la última. Han tenido la cara dura de pedir a los empleados de los coches de marras 52 € para pagar las tasas de tráfico.

PERO NO SE OS CAE LA CARA DE VERGuENZA!!! DONDE HABÉIS DEJADO EL SENIDO COMÚN?

DE VERDAD SOIS TAN IDIOTAS O ESTÁIS MAL ACONSEJADOS?

Es increíble con qué facilidad los adinerados hijos de papá juegan a ser empresarios creando sociedades, arruinándolas, nombrándose en cargos de administración y cesando en cuanto les entra el miedecito… Todo esto, claro está, sin pensar que juegan con el pan de muchas familias. O quizás sí, quizás les gusta jugar a ser Dios y estar por encima del bien y del mal creando puestos de trabajo para que los lacayos les sirvan eternamente agradecidos.

Los nuevos yuppies de Granada están empezando a liarla. Han empezado los Jiménez…. Quienes serán los siguientes?

De momento, la sociedad Granadina puede estar tranquila. El niño está desparecido. Ha escondido la cabeza como el avestruz. Y la niña, entretenida con el WhatsApp y su novio…. Hasta cuando?

http://www.empresia.es/persona/jimenez-mendez-jose-manuel/

http://www.empresia.es/persona/jimenez-mendez-maria-angustias/

La Familia Jiménez Méndez, propietarios de Fajisa Automóviles Granada, S.A. ha llevado a la quiebra una próspera empresa con más de 50 años de andadura.

La ambición e ignorancia del primogénito José Manuel Jiménez y la irrelevancia e ineficiencia de la Administradora María Angustias Jiménez han hecho que el trabajo y el esfuerzo diario de los trabajadores de esta empresa se haya perdido para siempre. Con ellos, su dinero. El dinero que estos hombres y mujeres han ganado día a día con su presencia, su esfuerzo y su tesón, ha desaparecido en manos de importantes despachos de abogados, y consultorías laborales y financieras para proteger, eso sí, el dinero y patrimonio de la “familia”.

DONDE ESTÁ EL DINERO DE LOS TRABAJADORES? NO LES DA VERGUENZA?